¿Qué es la resiliencia?

Resiliencia: la oportunidad de transformar lo doloroso en aprendizaje.

A lo largo de la vida nos toca experimentar situaciones adversas que nos provocan dolor. Muchas de estas situaciones suceden sin que sea nuestra voluntad. Por ejemplo, algún diagnóstico médico irreversible, un desastre natural que nos deje sin vivienda, la muerte de un ser querido, y podríamos seguir enumerando momentos de mucho sufrimiento y confusión.

Algunas otras situaciones dolorosas existen porque las provocamos y nos colocan en una situación difícil. Puede ser una relación que no pudo superar una crisis y termina en un divorcio complicado, seguir formando parte de una relación sin amor correspondido… Hay elecciones personales que al final del día nos traen problemas muy grandes cargados de mucho pesar.

¿Qué es la resiliencia?

La lista de situaciones difíciles es interminable y claramente ponen a prueba nuestra capacidad de hacer frente a la vida. Es aquí donde una palabra toma protagonismo: la resiliencia. Pero ¿qué es la resiliencia?, a veces hemos escuchado ¡qué resiliente eres! o quizá en la televisión se habló de lo beneficioso de ser resilientes, o es la primera vez que nos enteramos de su existencia, y de pronto nos preguntamos ¿yo soy resiliente?

En las ciencias sociales se empieza a hablar de resiliencia a partir de 1972, por lo que es una palabra relativamente nueva. La resiliencia es la capacidad de adaptación de una persona para recuperarse de una situación adversa, superar situaciones de dolor y continuar con su vida saliendo fortalecido de lo que le tocó experimentar, transformando situaciones de desventaja en oportunidades.

Sinónimos de resiliencia: Capacidad de adaptación, flexibilidad, resistencia.

Qué es la resiliencia

¿Todos tenemos resiliencia?

Sí, es una aptitud que se tiene en mayor o menor medida.

La resiliencia también puede formarse poco a poco adoptando algunas acciones, como fortalecer relaciones familiares, de amigos o en la comunidad. También podemos aumentarla cuando nos animamos a pedir y recibir ayuda sin temor a ser juzgados.

Por eso, la aceptación es crucial para darnos cuenta de que la vida es cambiante. Muchas de las circunstancias que nos suceden no dependen de nosotros. Hay cosas que pueden solucionarse y otras que no, ya que se encuentran fuera de nuestro control.

¿Cómo se puede aumentar la resiliencia?

Intentar ser cada vez más realistas es una práctica que tendremos que hacer como ejercicio constante para ayudar a aumentar nuestra resiliencia. Reconocer que nos sentimos vulnerables nos da la oportunidad de buscar en nosotros mismos la fortaleza. También nos ayuda a mantener una visión a largo plazo, ya que disipa la tensión del momento donde se nos dificulta encontrar soluciones que nos alivien.

Mantener la esperanza y el optimismo de que nos irá mejor nos permite mirar el futuro, generando la paz y confianza que tanto necesitamos cuando todo parece no tener salida. Éste es el momento de buscar en nosotros mismos, recordar que hemos avanzado porque no nos detuvimos y seguimos “a pesar de todo”.

te gusta lo que lees

En esta etapa de aceptación es beneficioso apoyarse en los profesionales de la salud mental que acompañaran nuestro proceso cuidándolo, respetándolo y ayudándonos a enfrentar momentos muy difíciles que a veces no comprendemos o nos lleva un tiempo asimilar.

Darnos este espacio en el presente hará un cambio a futuro. Un futuro en el cual nos sentiremos reconfortados, con nuestra autoestima robustecida, sabiendo que nuestra fuerza interior nos acompaña y es nuestra mejor aliada en días turbulentos.

Finalmente, cuidarnos con esmero, ponernos atención, tanto física como emocionalmente, ayudará a acrecentar esa resiliencia que todos tenemos y que nos hace tanto bien.

Entonces ¿nos sirve la resiliencia?

Sí que nos sirve y conviene intentar cada día incrementarla. Para conseguirlo, es importante respetar el ritmo de cada uno, recordando que los procesos son únicos, sin compararnos con los demás, porque gracias a la naturaleza humana somos incomparables.

La resiliencia en nuestras vidas nos dará fortaleza y seguridad. Aunque la situación sea la más compleja y dolorosa, necesitamos tomar un tiempo para contemplarla desde otro ángulo. Al final, podremos encontrar una oportunidad de afrontar la situación y salir enriquecidos de la decisión tomada.

Anímate a afrontar eso que te parece difícil o doloroso, y si encuentras otros resilientes, apóyate en ellos sin miedo a ser juzgado. Todos tenemos momentos de luz y de oscuridad. Muy pronto podrías también ser un resiliente que le tiende una mano a quien lo necesite.

Otra información relacionada que te puede interesar:

Cómo ser resiliente: 5 claves para conseguirlo

La vida que florece

Autoestima. La importancia de amar(te)

bono 20

Carol Cristina Quispe Gonzales
Carol Cristina Quispe GonzalesPsicóloga en prácticas