Cómo piensa el cerebro

¿Cómo organizamos la información?

Preguntarnos cómo piensa el cerebro es como interrogarnos acerca de cómo organiza la información que nos llega. Estamos rodeados de una inmensa cantidad de información. Durante todos los días a lo largo de nuestra vida interaccionamos con nuestro alrededor de distintas maneras. Estas interacciones hacen que nos llegue información; ya sea de forma visual, mediante sonidos, olores, etc.

No obstante, quiero que te centres en aquella información de carácter cognitivo, es decir, la que conforma nuestros pensamientos, ideas y creencias sobre nosotros mismos, los demás y el mundo que nos rodea.

Dicha información esta mediada por varios procesos cognitivos como la atención, la memoria, la percepción, la interpretación y algunos otros. Además, cuando percibimos una información concreta, ésta, se clasifica en nuestra mente en forma de esquemas mentales/cognitivos. Por ello, es de vital importancia que conozcas que es esto de los esquemas para entender bien el artículo.

¿Qué son los esquemas mentales/cognitivos?

Los esquemas cognitivos son un conjunto de conceptos interconectados entre sí. Son como una red de ideas y creencias consolidadas desde las que la persona extrae conclusiones sobre sí misma y su alrededor. Es decir, son la herramienta mediante la que organizamos e interpretamos el mundo. Así, por ejemplo, piensa en qué es la libertad. Probablemente cada una de las personas que lea esto tenga una concepción diferente de lo que es la libertad. Habrá cosas en común, pero no habrá dos completamente iguales.

como piensa el cerebro

Estos esquemas son muy importantes ya que van a influir en nuestras emociones y en la forma de comportarnos. También, forman parte de nuestra identidad. En base a nuestro aprendizaje/experiencias vividas, nos van a hacer actuar de una forma en concreto ante una situación concreta. Es por ello que, a una persona a la que no le gusta llamar la atención, generalmente, no va a querer ser el centro de atención al día siguiente. Por lo tanto, será lo que nos haga actuar de una determinada manera conformando patrones de conducta que solo nosotros poseemos.

Sin ellos no seriamos capaces de tolerar tanta cantidad información. Nos ayudan a ser funcionales en nuestro día a día a pesar de que contemos con situaciones nuevas o no tengamos suficiente información sobre lo que esta sucediendo a nuestro alrededor.

¿Cuál es la función de los esquemas cognitivos?

  • Sirven de soporte al procesamiento de la información
  • Ayudan a distinguir información relevante de la no relevante
  • Permiten realizar inferencias y entender el contexto
  • Orientan la búsqueda de nueva organización
  • Ayudan a sintetizar la información recibida

¿Siempre organizamos la información de esta manera?

A diferencia de los esquemas cognitivos, que se encuentran en un nivel de conciencia más profundo, existe un nivel más superficial donde se encuentran los pensamientos automáticos. Estos pensamientos son el resultado de la interacción entre los esquemas y los procesos cognitivos que hemos mencionado más arriba. Como su propio nombre indica, son automáticos por lo que aparecen de repente ante situaciones externas o ante eventos internos.

Cabe destacar que también existen pensamientos automáticos negativos (PAN’s)a los que concebimos como aparentemente válidos. Son difíciles de controlar, involuntarios, específicos. A veces se presentan en forma de imágenes y disparan a otro tipo de pensamientos negativos. Algunos ejemplos serían “soy mala amiga”, “no valgo para nada”, “soy una inútil”, etc. 

te gusta lo que lees

Distorsiones cognitivas

A veces, se producen errores en el procesamiento de la información y nos encontramos con lo que conocemos como distorsiones cognitivas. Es decir, se produce una malinterpretación de lo que ocurre a nuestro alrededor. Esto es algo muy habitual. No somos maquinas, pero en aquellas personas que puedan tener una baja autoestima, depresión o un diálogo interno muy negativo pueden generar un gran malestar.

Por ello es importante conocerlas y tratar de mediar con ellas o consultarlo con nuestro psicólogo, si contamos con uno.

Te voy a pedir, que según vayas leyendo las distintas distorsiones cognitivas, intentes pensar en alguna situación de tu día a día que cumpla con la descripción que estás leyendo para así poder entenderlas mejor. Dicho esto, ¡vamos a ello!. Las principales distorsiones cognitivas son las siguientes:

  • Inferencia arbitraria: sacar conclusiones sobre acontecimientos de los cuales no tenemos información, lo hacemos también sin tener evidencia. “Esos dos se han reído cuando he pasado por delante, seguro que se estaban riendo de mí”.
  • Abstracción selectiva: centrarse en un detalle (normalmente negativo) dejando de lado el resto de información relevante de la situación. “A todo el mundo le ha gustado mi idea para el trabajo de psicología, aunque Clara no parece muy convencida, igual mi idea no es muy buena”.
  • Generalización excesiva: elaborar conclusiones presentes a raíz de eventos pasados. “He suspendido el primer examen, voy a suspender todos los demás”.
  • Magnificación y minimización: sobrevalorar o infravalorar de forma desmesurada nuestros errores y nuestros éxitos. “Me han felicitado solo por cumplir, no porque de verdad se alegren por mí”.
  • Pensamiento dicotómico: agrupar las experiencias que vivimos en dos extremos opuestos cada una, sin reconocer que a veces existen puntos intermedios. “Las cosas o se hacen bien o no se hacen”.
  • Personalización: atribuirse a uno mismo fenómenos sin evidencia o responsabilidad externa. “Mi vecino no me ha saludado, algo le pasa conmigo”.

 Me gustaría volver a recalcar que todo de lo que hemos hablado en este artículo es completamente normal. Todos nosotros nos encontraremos con estos errores y distorsiones en nuestro día a día. No obstante, gracias a la psicología, sabemos que en aquellos casos en los que están empezando a generar malestar se puede disminuir y remediar el constante bombardeo de negatividad e intromisión que todos estos pensamientos pueden tener.

¿Sueles tener algunos de estos pensamientos en tu día a día? Desde Haztúa te animamos a leer más sobre el tema y a acudir a terapia con nosotras en el caso de que algo de lo tratado aquí te sobrepase.

Otros artículos que te van a interesar

La rumiación: el problema de engancharse a los pensamientos

Tu memoria te engaña

bono 20

Rubén Rodríguez del Pozo
Rubén Rodríguez del Pozo Psicólogo en prácticas